CARACTERÍSTICAS Y BENEFICIOS DEL MÉTODO POLD. LUMBALGIAS CRÓNICAS INESPECÍFICAS

El método Pold es una técnica innovadora que utilizamos en las clínicas de fisioterapia más avanzadas para tratar el dolor, diversas lesiones, dolencias y enfermedades con la máxima eficacia. En este artículo desarrollamos cuáles son las características y beneficios más destacadas de este método terapéutico y cómo actúa, específicamente, en las lumbalgias crónicas.

 

Características del método Pold empleado en fisioterapia

Este novedoso método fue creado por el Doctor Juan López Díaz en el año 1993. Desde entonces muchos investigadores y expertos han confirmado su eficacia y sus beneficios, recalcando que no se trata de un tratamiento alternativo.

Cuando existen lesiones, la fisiología del cuerpo deja de funcionar como debe. Este vanguardista método es extremadamente eficaz para abordar cualquier patología que tengan las personas con dolores o alteraciones de la fisiología y de la movilidad de las articulaciones. Tanto si los pacientes tienen esguinces, tendinitis, pinzamientos, escoliosis o hernias discales, como si presentan, por ejemplo, artrosis o sobrecarga muscular, su aplicación conseguirá una mejoría notable.

¿En qué consiste el método Pold?

Este moderno sistema consiste en hacer movimientos oscilantes en los tejidos blandos, como músculos, articulaciones o tendones, que estén afectados. Tras una óptima relajación, dichos tejidos cambiarán su metabolismo y liberarán movilidad articular. A partir de ese momento, implementaremos diferentes maniobras suaves para reajustar las posiciones articulares y regenerar la zona que se encuentre afectada.

Con esto conseguimos rebajar la inflamación y las molestias, y, tras realizar las sesiones correspondientes, resolveremos la lesión que causaba dicha afección con resultados exitosos. En la mayoría de los casos, los pacientes suelen necesitar entre tres y cinco sesiones. Sin embargo, en los casos crónicos, como la lumbalgia o la fibromialgia, recomendamos realizar sesiones de mantenimiento mensuales a fin de mantener los efectos y el bienestar logrados.

Este tratamiento manual no causará ningún tipo de dolor, porque está considerado una terapia blanda. En otras palabras, cuando lo utilizamos no administramos maniobras bruscas o presiones, por ello, está indicado incluso para las personas que sufren de fibromialgia.

 

CERVICALES-DOLOR

 

Fases del tratamiento para conseguir resultados satisfactorios

Este método eficiente y moderno se estructura en tres fases básicas. Estas son evaluación, tratamiento y prevención y debemos conocerlas a la perfección con los puntos esenciales de cada una de ellas.

Para determinar el tipo de maniobras o movilizaciones que debemos aplicar, en primer lugar deberemos elaborar un diagnóstico acertado sobre el problema en cuestión de cada paciente, teniendo en cuenta los factores desencadenantes y localizando los tejidos y estructuras afectadas.

Durante el tratamiento, se usarán las técnicas del método así como los ejercicios que sean precisos para conseguir readaptar y acondicionar físicamente el cuerpo del cliente.

En la fase de prevención, nos encargaremos de realizar un protocolo de ejercicio terapéutico, de control motor y acondicinamiento postural para mantener el bienestar. De este modo, el paciente no volverá a recaer en la misma situación que presentaba al llegar a la clínica.

 

Preparación y cuidados para la aplicación del método Pold

Este método no necesita una preparación específica, ya que solo se llevan a cabo movimientos manuales. Tras la aplicación, los pacientes tampoco necesitarán ningún cuidado especial y podrán continuar con sus actividades diarias sin inconvenientes, pero con el beneficio de apreciar una importante mejoría tras cada sesión.

 

CUIDADO-ESPECIAL-METODO POLD

 

¿Qué beneficios aporta el método Pold?

Cabe destacar que el sistema Pold inhibe el dolor local y la sensibilización central, elimina contracturas, recupera la movilidad articular y, como punto fundamental, recupera las funciones que el cliente haya perdido. Gracias a una formación exhaustiva, los profesionales somos capaces de crear un efecto con la movilización visible desde la primera aplicación del tratamiento.

Por otra parte, si los pacientes presentan inflamaciones o edemas, conseguiremos rebajarlos y restaurar la circulación arterial, venosa y linfática. En relación a las calcificaciones, también seremos capaces de facilitar su reabsorción. En personas mayores es un método altamente recomendable por la suavidad de su aplicación y sus innumerables beneficios a nivel fisiológico y de remisión del dolor.

Uno de los beneficios más relevantes es la aceleración de recuperaciones en rehabilitaciones. De esta forma, acortamos el tiempo de inactividad para volver a disponer de una vida rutinaria saludable y sin molestas dolencias.

Este tipo de masaje está caracterizado por incluir técnicas manuales que no fuerzan los tejidos. Por ello, en el caso de los tratamientos postquirúrgicos también está altamente indicado.

 

Aplicación del método Pold en lumbalgias crónicas inespecíficas

Muchos clientes acuden a las clínicas fisioterapeúticas solicitando ayuda porque sienten un fuerte dolor lumbar. Cabe destacar que muchas dolencias de este tipo están generadas por hábitos posturales incorrectos.

Tras diferentes estudios de valoración del dolor, los profesionales han determinado que el método Pold está por encima de cualquier otro tratamiento, en cuanto a la eliminación del grado de dolor, tras su aplicación. Sin duda, el efecto de la técnica sobre las molestias de los pacientes está por encima de la media, en relación a otros tratamientos o técnicas.

¿Cómo se aplica el método Pold para mitigar o eliminar el dolor lumbar?

 

El recorrido de la oscilación se realizará por toda la espalda, además de presionar el sacro contra la caja torácica de forma suave y con los mismos movimientos, fijando la atención en los cuadros lumbares y en la pelvis. Solo emplearemos las manos para maniobrar por la espalda y la zona lumbar, pero sin dejar de oscilar el cuerpo ni un solo momento y cambiando la forma de masajear cada cierto tiempo.

Aparte de obtener una relajación plena en los pacientes, al terminar la sesión estos comprobarán cómo la tensión y la carga acumulada en toda esa zona ha remitido. Muchas personas que tienen esta dolencia tan molesta ya han conseguido aliviar los síntomas con una favorable inhibición del dolor.

 

En definitiva, el método Pold no solo está indicado para gente joven o deportistas, sino en pacientes de cualquier edad, siendo altamente recomendable para personas mayores. Garantizamos que sus resultados son totalmente exitosos y animamos a las personas con dolencias a que soliciten un análisis personalizado para tratar su problema con esta innovadora y efectiva técnica.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *