DOLOR ARTICULAR EN LAS PERSONAS MAYORES. CAUSAS, SÍNTOMAS Y PREVENCIÓN

Uno de los efectos del proceso de envejecimiento que se da en las personas mayores es el dolor en las articulaciones, que puede aparecer incluso antes de la tercera edad. Las causas no siempre son la artrosis o la artritis; pueden ser muy diversas y precisan un diagnóstico personalizado. Por suerte, existen tratamientos para recuperar la movilidad y mitigar el dolor, por tanto, mejorar su salud y bienestar.

¿En qué consiste el dolor en las articulaciones?

El dolor en las articulaciones suele producirse en rodillas, muñecas, codos, hombros, tobillos, pies y otros puntos donde se juntan dos huesos. A menudo va también acompañado de rigidez, inflamación o calor en la zona afectada.

Es importante que tratemos estos dolores al envejecer, ya que nos impiden disfrutar de las actividades que nos gustan o de movimientos tan sencillos como coger algo con las manos. Además, los dolores, ya sean leves o fuertes, reducen significativamente nuestra calidad de vida. Por ejemplo, pueden dificultarnos el sueño y el descanso.

¿Por qué aparece el dolor en las articulaciones?

Las articulaciones son las uniones entre huesos próximos y proporcionan movilidad y elasticidad al cuerpo. Están recubiertas de cartílago, un tejido elástico y firme que amortigua y permite el roce entre los huesos, «ablandando» así la carga que soportan.

Veamos las causas más frecuentes del dolor de articulaciones:

– La artritis reumatoide: Es una enfermedad autoinmune en la que el propio sistema inmune ataca a los tejidos de las articulaciones porque las confunde con gérmenes. Produce dolor y rigidez.

– El lupus: También es una enfermedad autoinmune, en la que el cuerpo ataca erróneamente a los tejidos sanos y provoca también, a parte del dolor articular, otros síntomas como cansancio, pérdida de cabello, depresión o falta de memoria.

– Bursitis: Inflamación de la bursa, la parte que sirve de amortiguación entre los músculos, los tendones y los huesos; y que suele deberse a un uso repetido de esta articulación. Es frecuente en algunas profesiones o deportes, pero también en personas mayores.

– Gota: Se produce cuando el ácido úrico se acumula en la sangre e inflama las articulaciones, más frecuentemente en el dedo gordo del pie, la rodilla o el tobillo.

– Tendinitis: Es la inflamación de los tendones, más frecuente en los deportistas o ciertas profesiones, ya que se debe al abuso de unos tendones en concreto.

– Condromalacia rotuliana: Consiste en el reblandecimiento y la descomposición del cartílago en la parte inferior de la rótula, es decir, la rodilla. Se debe al desgaste de esta articulación, por lo que es bastante frecuente en personas de la tercera edad.

– Osteoartritis: Se produce por el envejecimiento y desgaste de una articulación. Puede ser hereditaria o deberse al desgaste de las articulaciones, especialmente cuando se padece obesidad o se usan continuadamente unas articulaciones en concreto.

– Osteomielitis: Consiste en una infección bacteriana en los huesos.

– Artrosis: Es una enfermedad reumática crónica que afecta al cartílago articular. Puede ser de cadera, cervical, lumbar, de mano o de rodilla. Se caracteriza por provocar dolor y rigidez, por lo que a menudo dificulta movimientos cotidianos como cerrar la mano, caminar o subir escaleras.

– Sarcoma sinovial: Es un tumor que se forma a partir de las partes blandas de grandes articulaciones, a menudo debido a factores hereditarios. Puede ser detectado a cualquier edad.

– Necrosis aséptica: Consiste en una pérdida del flujo sanguíneo temporal o permanente en un hueso que, si se produce cerca de una articulación, lleva también al colapso de esta.

Consejos para evitar el dolor en las articulaciones al envejecer

A veces estas enfermedades son irreversibles, es decir, una vez aparecen ya no podemos eliminarlas por completo. Por suerte, rara vez son una amenaza para la vida y siempre podemos prevenirlas o tratar los síntomas hasta hacerlas parecer casi inexistentes. Estos consejos y hábitos saludables pueden ayudarnos mucho cuando aparecen problemas de articulaciones a cierta edad.

Incorporarse y sentarse o tumbarse con cuidado, evitando que el peso caiga de golpe sobre las articulaciones.

Mover las articulaciones con frecuencia mediante actividad físcia que no cargue las articulaciones (como paseos o bicicleta) para así favorecer la circulación y mantener activos los músculos de las articulaciones.

Evitar pasar demasiado tiempo sentado o en la misma postura y, en su lugar, simplemente hacer unos estiramientos.

Llevar calzado adecuado para amortiguar la pisada correctamente y asegurar la estabilidad al caminar. (Ver post: https://cutt.ly/PgwwksU)

No llevar mucho peso encima, ya que sobrecarga las extremidades.

Evitar la obesidad y el sobrepeso por la misma razón que se ha de evitar llevar demasiado peso.

– El médico puede recetarnos antiinflamatorios no esteroideos. Si el caso es muy grave, se pueden recetar opioides indicados para la reducción del dolor. También puede ayudar el ácido hialurónico para reducir la pérdida del cartílago.

– Existen también ejercicios de fisioterapia que ayudan a reducir el dolor, evitan la pérdida de la masa muscular y ayudan a facilitar el movimiento de la articulación afectada. Además, mediante tratamientos fisioterapéuticos especializados nos enfocamos en tratar el problema que causa el dolor y no solo en paliar los síntomas.

Hábitos, alimentación y suplementos saludables para prevenir el dolor de articulaciones

Aquellas personas mayores que comienzan a tener los primeros síntomas de estos dolores o de las enfermedades citadas, o bien están en riesgo por razones genéticas o por el trabajo o actividad física que han realizado a lo largo de su vida, pueden:

– Seguir los consejos anteriores de hábitos saludables, como evitar cargar peso, hacer estiramientos cuando pasen mucho tiempo en la misma postura, etc.

– Llevar una dieta saludable, con la ingesta necesaria de calcio y vitamina D, que mantienen los huesos, el cartílago y los músculos sanos y previenen la osteoporosis, en especial en las mujeres.

– A modo de prevención les recomendamos que introduzcan en su suplementación el colágeno y el magnesio que les ayudarán a mantener, durante más tiempo, el correcto funcionamiento de sus músculos y ligamentos.

Así como la combinación de colágeno, ácido hialurónico, vitamina C, sulfato de glucosamina y sulfato de condroitina, poderosa formulación que les aportará importantes beneficios.

Al actuar como lubricante para cartílagos y ligamentos: Les ayudará a recuperar la elasticidad, disminuyendo el dolor y mejorando la movilidad de las articulaciones.
Así como en la prevención de lesiones deportivas, como distensiones y tendinitis.

 

Esta información y consejos son muy importantes para ayudar a las personas mayores a que disfruten de esta edad como en cualquier otra etapa de su vida.
¡Cualquier momento es bueno para sentirse feliz y saludable!


 

Consúltenos si tiene alguna duda, estaremos encantados de resolverla.

LAS 7 CLAVES DEL ENVEJECIMIENTO ACTIVO

Las personas mayores tienen la experiencia de su larga vida. Existen algunas claves para cumplir años de forma saludable. La etapa que comienza con la jubilación define el inicio de un nuevo periodo que ofrece objetivos, proyectos e ilusiones. En este artículo compartimos algunas recomendaciones de cuidado personal para potenciar el bienestar.

Cómo envejecer con salud y bienestar

Muchos mayores transmiten la felicidad que sienten en esta etapa a quienes están a su alrededor. A continuación, enumeramos algunos de los factores que conviene cuidar para alimentar este bienestar integral mediante un envejecimiento activo.

1. La importancia de ejercitar las habilidades sociales

La compañía aporta la alegría del encuentro con seres queridos. Y previene una de las principales causas de sufrimiento en la tercera edad: la soledad. Las habilidades sociales fortalecen los vínculos que el mayor establece con otras personas de su entorno. Por ley de vida, el mayor se ha despedido de amigos y familiares. Estas ausencias dejan un enorme vacío. Pero en este escenario también pueden nacer nuevas amistades.

Este encuentro social puede tener un factor intergeneracional. Así sucede cuando la persona no solo recibe el afecto de otros amigos de su misma edad, sino que también establece un lazo muy especial con sus nietos, por ejemplo. Es esencial respetar las decisiones de la persona mayor y evitar la sobreprotección o la infantilización.

Desde el punto de vista afectivo, es positivo que cuente con algunos lazos que sean verdaderamente significativos. Las relaciones superficiales no aportan el grado de intimidad que favorece la comunicación sincera. Este apoyo constituye una fuente de resiliencia en la superación de temores y dificultades.

2. Continuar con el aprendizaje

Tras tantos años de vida, sabemos que la persona posee una gran sabiduría, pero también tiene la capacidad de seguir aprendiendo. Algunos mayores incluso acuden a la universidad para estudiar una carrera. Otros muchos, en un claro ejemplo de adaptación al cambio, han aprendido a utilizar las nuevas tecnologías.

También la lectura es un pasatiempo que alimenta la curiosidad y la reflexión sobre temas humanos. Los espacios de aprendizaje, a su vez, ofrecen fantásticos entornos de relación social.

Por tanto, es imprescindible superar el edadismo que da lugar a estereotipos negativos sobre el envejecimiento.

3. Crear un nueva rutina y un proyecto de vida

El final de la vida profesional marca un punto de inflexión significativo. Aunque la persona mayor dispone de más tiempo libre, también tiene que decidir qué desea hacer ahora. Y este es un proceso de búsqueda personal que da lugar a una nueva forma de planificar los días. Muchos deciden realizar actividades de voluntariado, viajar, ir al cine o cultivar una afición creativa.

¿Por qué es tan importante que creemos una nueva rutina al envejecer?

Porque conviene pasar página del tiempo previo y cerrar este capítulo con agradecimiento. Es básico mantener la mente activa. Buscar actividades que sirvan para entrenar y nutrir a nuestras capacidades cognitivas, como la memoria, la atención, el razonamiento, etc…

Esta creación de una nueva rutina implica la toma de decisiones que concretan el proyecto de vida decidido de forma consciente. Después de tantos años de ocupaciones y responsabilidades, el disfrute es un ingrediente que conviene potenciar en esta etapa.

4. Actividad física

El ejercicio siempre debe adaptarse a la situación y necesidades de cada individuo. Pasear es una de las actividades frecuentes. Esta práctica, además, favorece el contacto con la naturaleza. Esta experiencia no solo potencia el bienestar corporal, sino también el anímico.

Por ejemplo, a través de estos paseos, el mayor ejercita sus habilidades sociales al saludar a otros vecinos que caminan por el lugar, disfruta de la luz del día y rompe la rutina de estar en casa. La actividad físcia refuerza la autonomía. Y este es un ingrediente sustancial en la calidad de vida.

5. Seguimiento en el cuidado de la salud

Más allá de la edad, las circunstancias de cada persona son diferentes en la vejez. Por ello, la visita al médico y la atención a las indicaciones dadas por el especialista son cuestiones esenciales. Se trata de un profesional que también escucha y acompaña.

Este cuidado de la salud es integral, ya que el mayor no solo puede tener una dolencia física, sino también un sufrimiento emocional. La soledad no deseada o el duelo por la muerte de la pareja son experiencias que afectan a nivel anímico.

6. Hábitos saludables en la tercera edad

Otros de los aspectos que debemos considerar en el contexto de esta nueva rutina son los hábitos relacionados con el bienestar. En este sentido, mantener una alimentación saludable es fundamental en este periodo, así como también lo es establecer unos horarios de descanso.

7. Adaptar el hogar a las necesidades de esta etapa

No solo hemos de potenciar el bienestar desde los puntos de vista ya descritos, sino que también debemos analizar el espacio en el que vivimos. Muchas personas aprovechan para llevar a cabo reformas en su hogar cuando se jubilan con el fin de implementar las mejoras correspondientes.

De este modo, adaptan el baño y otras estancias a las necesidades actuales. Cambiar la bañera por una ducha, prescindir de la utilización de alfombras o reorganizar el espacio de almacenaje para que todo esté a nuestro alcance son algunas de las modificaciones más frecuentes. Gracias a este tipo de obras, podemos seguir disfrutando de la vida en nuestro hogar.

Además de acondicionar la vivienda para mejorar la comodidad y la seguridad, también es posible valorar otras fuentes de apoyo, como, por ejemplo, un servicio de teleasistencia a domicilio. De esta forma, aunque vivamos solos en nuestra casa, podemos contar con este acompañamiento cercano.

En definitiva, sabemos que las personas mayores disfrutan de un periodo muy importante en sus vidas y en este artículo hemos compartido estos consejos y recomendaciones para potenciar el bienestar integral en esta etapa.

Estas sugerencias forman parte de un envejecimiento activo que ofrece una visión positiva de la edad. Sin lugar a dudas, este es un tiempo que sorprende con nuevos regalos vitales y oportunidades.

EL CALZADO KYBUN: CLAVES PARA ELEGIR EL CALZADO DE LAS PERSONAS MAYORES

Cuando nos hacemos mayores, un estilo de vida activo es más importante que nunca. El deporte no solamente mejora la salud cardiovascular y la de los huesos y músculos, sino también nuestro bienestar físico y mental, factores que, sin lugar a dudas, aumentan nuestra calidad de vida.

Salir, caminar, moverse, plantearse nuevas metas… Es una excelente ocasión para disfrutar de nuestra gente y descubrir bonitos lugares en nuestro entorno. Por eso, en Nordicfysio apostamos por la actividad física para mejorar la vida de nuestros mayores. Y conocemos la importancia de no sentir dolor, para disfrutar plenamente de ella.

Caminar sin dolor, sintiéndonos seguros, es posible cuando se cuidan todos los detalles como por ejemplo la elección del calzado más adecuado.

Cómo es el calzado ideal para las personas mayores

En realidad, todos deberíamos tener un calzado con unas características mínimas, como flexibilidad y ergonomía, para favorecer una postura correcta.

En el caso de las personas de edad avanzada, además han de cumplir estas premisas:

– Respetar y favorecer la función biomecánica del pie.

– Proteger de los agentes externos.

– Favorecer la comodidad térmica (evitar el exceso de sudor, frío, humedad, etc.).

– Proporcionar estabilidad para reducir el riesgo de caídas.

– No estar fabricados de plástico o materiales sintéticos, ya que no ayudan a la transpiración y pueden provocar rozaduras.

– Aunque son cómodos, no se recomienda calzar zapatos deportivos todo el tiempo. Es mejor usarlos solo cuando se haga deporte, ya que suelen acumular demasiado calor.

– Son preferibles los zapatos de horma ancha, los que se adapten al pie y los que tengan suelas antideslizantes. En este sentido, han de ofrecer la máxima estabilidad (si son demasiado anchos, pueden propiciar la aparición de juanetes y dedos en martillo).

– No llevar siempre los mismos zapatos, alternar para dejar «respirar» el calzado y así no acumular restos de sudor.

– Usar preferiblemente calzado con velcro, cordones o hebillas. De este modo, se podrá ajustar de forma eficaz y fácil al pie.

– Procurar que los zapatos tengan una buena amortiguación para evitar molestias en las plantas de los pies. Lo mejor para ello son las suelas de goma.

– Si se tienen que usar plantillas, llevarlas cuando vayan a probarse los zapatos, pues tienen que adaptarse a la forma del calzado.

– Si es el caso, buscar zapatos que se adapten a las patologías del pie como por ejemplo, juanetes u otras deformidades.

El calzado perfecto para caminar sin dolor

La marca de calzado KYBUN, creada y fabricada en Suiza, nos proporciona al fin unos zapatos con los que es posible sentir como si camináramos descalzos. Como socios médicos de la marca, entendemos bien la autonomía y comodidad que necesitan los mayores y lo importante que es mantenerse en movimiento para disfrutar más del día a día.

Su amplia variedad de zapatos aportan los siguientes beneficios:

– Posibilidad de aliviar el dolor de espalda.

– Relajación de la musculatura.

– Mejora de la postura y de la estabilidad.

– Fortalecimiento de los músculos estabilizadores.

– Incremento del bienestar al caminar.

– Prevención del riesgo de caídas.

Cómo son los zapatos Kybun

Para lograr todos estos objetivos, Kybun ha tenido en cuenta las necesidades mencionadas anteriormente creando un calzado que:

Distribuye uniformemente la presión: En el calzado convencional, la presión se concentra en el talón y los fascículos frontales (la parte bajo los dedos), lo que, con el paso del tiempo, va creando callos, puntos de presión y tensiones. Con la distribución uniforme de la presión se proporciona alivio y protección.

– Cuenta con amortiguación en el talón: La cámara de aire suaviza la pisada.

– Es elástico y suave: Karl Müller descubrió en Corea las propiedades elásticas del suelo de los campos de arroz y lo fácil, suave y placentero que es caminar sobre ellos. Kybun ha conseguido recrear un material similar con un poliuretano multicomponente que hace que las suelas de estos zapatos sean muy elásticas, tengan una elevada fuerza de amortiguación y se pueda caminar sin dolor sobre ellas.

 Mientras las suelas tradicionales solo se perciben suaves por fuera (debido a que las capas interiores son rígidas) estos zapatos proveen una pisada íntegramente suave. Esto, además, estimula un ejercicio de coordinación y posición corporal.

Microclima en el pie: Las suelas tienen una estructura alveolar que, al pisar, bombean una quinta parte del aire al espacio del pie. Así, se produce una confortable pisada independiente del peso de la persona que crea un agradable microclima en el zapato.

Activa los receptores del pie que son estimuladores de la salud. Esto se logra con su suela flexible y elástica, la cual posee un efecto trampolín que permite al pie percibir cada matiz del suelo.

– Tienen suela de poliuretano con millones de burbujas de aire integradas. Así se proporciona una amortiguación óptima.

Muchas son las personas que ya disfrutan de su calzado y nos ofrecen su testimonio en el portal de Kybun.

 

Explicando cómo el calzado les ha ayudado en ganar confianza y mejorar su estabilidad, así como han mejorado sus dolores de rodilla y espalda.

Zapatos KYBUN para cada ocasión

Entre sus modelos, se encuentran tanto zapatos masculinos como femeninos, de verano, de invierno, altos, sandalias…


Deportivas

Distintos modelos. Con un toque de elegancia, como las Caslano, o muy deportivas, como las Surrsee para hombre. Polivalentes, como las Kyburnpark para mujer, de precioso color blanco y muy frescas, como las Sion White, o las preciosas Vernier Indigo.

Para vestir

Por supuesto, no han sacrificado la comodidad. Sus zapatos más elegantes siguen teniendo cámara de aire y aseguran una adaptación perfecta, ya que se cierran con cordones o velcro. Para mujer, están las Basel Onyx, de acabado brillante, las Vals Black, sin costuras y una gran variedad de calzado semiabierto.


Botas altas

Para hombre, como las Matterhorn, y para mujer, como las Montana Anthracite. Muchas de ellas tienen forro en los tobillos. Resultan perfectas para días fríos. También cuentan con bonitas botas de trekking, como las Rigi 19 Aqua.

Semiabierto

Para tener los pies frescos sin renunciar al estilo, disponen de varios modelos: el Interlaken (para hombre) y bailarinas para mujeres, como las Locano o las Luzern.


Sandalias

En los días más cálidos, no hay por qué renunciar a sus exclusivas suelas amortiguadoras y a zapatos elásticos y suaves. Destacan sus sandalias tipo chancla, como las Uri para hombre o Dognae para mujer (también disponibles con diseño de leopardo). Para una mayor sujeción, tienen sandalias con tira trasera, como las Tessin para mujer o las Jura para hombre.

Zapatos KYBUN en la clínica Nordicfysio

Por su exquisito proceso de fabricación y garantía de satisfacción, es posible comprar el calzado Kybun en nuestra clínica de fisioterapia.

Estos zapatos son 100 % hechos en Suiza y cumplen con exigentes estándares de calidad.

Nordicfysio es socio médico de la marca Kybun y gracias a nuestra experiencia podemos asesorarle de forma personalizada en la adquisición del calzado que va a superar sus expectativas.

Contacte con nosotros si necesita más información.

CARACTERÍSTICAS Y BENEFICIOS DEL MÉTODO POLD. LUMBALGIAS CRÓNICAS INESPECÍFICAS

El método Pold es una técnica innovadora que utilizamos en las clínicas de fisioterapia más avanzadas para tratar el dolor, diversas lesiones, dolencias y enfermedades con la máxima eficacia. En este artículo desarrollamos cuáles son las características y beneficios más destacadas de este método terapéutico y cómo actúa, específicamente, en las lumbalgias crónicas.

 

Características del método Pold empleado en fisioterapia

Este novedoso método fue creado por el Doctor Juan López Díaz en el año 1993. Desde entonces muchos investigadores y expertos han confirmado su eficacia y sus beneficios, recalcando que no se trata de un tratamiento alternativo.

Cuando existen lesiones, la fisiología del cuerpo deja de funcionar como debe. Este vanguardista método es extremadamente eficaz para abordar cualquier patología que tengan las personas con dolores o alteraciones de la fisiología y de la movilidad de las articulaciones. Tanto si los pacientes tienen esguinces, tendinitis, pinzamientos, escoliosis o hernias discales, como si presentan, por ejemplo, artrosis o sobrecarga muscular, su aplicación conseguirá una mejoría notable.

¿En qué consiste el método Pold?

Este moderno sistema consiste en hacer movimientos oscilantes en los tejidos blandos, como músculos, articulaciones o tendones, que estén afectados. Tras una óptima relajación, dichos tejidos cambiarán su metabolismo y liberarán movilidad articular. A partir de ese momento, implementaremos diferentes maniobras suaves para reajustar las posiciones articulares y regenerar la zona que se encuentre afectada.

Con esto conseguimos rebajar la inflamación y las molestias, y, tras realizar las sesiones correspondientes, resolveremos la lesión que causaba dicha afección con resultados exitosos. En la mayoría de los casos, los pacientes suelen necesitar entre tres y cinco sesiones. Sin embargo, en los casos crónicos, como la lumbalgia o la fibromialgia, recomendamos realizar sesiones de mantenimiento mensuales a fin de mantener los efectos y el bienestar logrados.

Este tratamiento manual no causará ningún tipo de dolor, porque está considerado una terapia blanda. En otras palabras, cuando lo utilizamos no administramos maniobras bruscas o presiones, por ello, está indicado incluso para las personas que sufren de fibromialgia.

 

CERVICALES-DOLOR

 

Fases del tratamiento para conseguir resultados satisfactorios

Este método eficiente y moderno se estructura en tres fases básicas. Estas son evaluación, tratamiento y prevención y debemos conocerlas a la perfección con los puntos esenciales de cada una de ellas.

Para determinar el tipo de maniobras o movilizaciones que debemos aplicar, en primer lugar deberemos elaborar un diagnóstico acertado sobre el problema en cuestión de cada paciente, teniendo en cuenta los factores desencadenantes y localizando los tejidos y estructuras afectadas.

Durante el tratamiento, se usarán las técnicas del método así como los ejercicios que sean precisos para conseguir readaptar y acondicionar físicamente el cuerpo del cliente.

En la fase de prevención, nos encargaremos de realizar un protocolo de ejercicio terapéutico, de control motor y acondicinamiento postural para mantener el bienestar. De este modo, el paciente no volverá a recaer en la misma situación que presentaba al llegar a la clínica.

 

Preparación y cuidados para la aplicación del método Pold

Este método no necesita una preparación específica, ya que solo se llevan a cabo movimientos manuales. Tras la aplicación, los pacientes tampoco necesitarán ningún cuidado especial y podrán continuar con sus actividades diarias sin inconvenientes, pero con el beneficio de apreciar una importante mejoría tras cada sesión.

 

CUIDADO-ESPECIAL-METODO POLD

 

¿Qué beneficios aporta el método Pold?

Cabe destacar que el sistema Pold inhibe el dolor local y la sensibilización central, elimina contracturas, recupera la movilidad articular y, como punto fundamental, recupera las funciones que el cliente haya perdido. Gracias a una formación exhaustiva, los profesionales somos capaces de crear un efecto con la movilización visible desde la primera aplicación del tratamiento.

Por otra parte, si los pacientes presentan inflamaciones o edemas, conseguiremos rebajarlos y restaurar la circulación arterial, venosa y linfática. En relación a las calcificaciones, también seremos capaces de facilitar su reabsorción. En personas mayores es un método altamente recomendable por la suavidad de su aplicación y sus innumerables beneficios a nivel fisiológico y de remisión del dolor.

Uno de los beneficios más relevantes es la aceleración de recuperaciones en rehabilitaciones. De esta forma, acortamos el tiempo de inactividad para volver a disponer de una vida rutinaria saludable y sin molestas dolencias.

Este tipo de masaje está caracterizado por incluir técnicas manuales que no fuerzan los tejidos. Por ello, en el caso de los tratamientos postquirúrgicos también está altamente indicado.

 

Aplicación del método Pold en lumbalgias crónicas inespecíficas

Muchos clientes acuden a las clínicas fisioterapeúticas solicitando ayuda porque sienten un fuerte dolor lumbar. Cabe destacar que muchas dolencias de este tipo están generadas por hábitos posturales incorrectos.

Tras diferentes estudios de valoración del dolor, los profesionales han determinado que el método Pold está por encima de cualquier otro tratamiento, en cuanto a la eliminación del grado de dolor, tras su aplicación. Sin duda, el efecto de la técnica sobre las molestias de los pacientes está por encima de la media, en relación a otros tratamientos o técnicas.

¿Cómo se aplica el método Pold para mitigar o eliminar el dolor lumbar?

 

El recorrido de la oscilación se realizará por toda la espalda, además de presionar el sacro contra la caja torácica de forma suave y con los mismos movimientos, fijando la atención en los cuadros lumbares y en la pelvis. Solo emplearemos las manos para maniobrar por la espalda y la zona lumbar, pero sin dejar de oscilar el cuerpo ni un solo momento y cambiando la forma de masajear cada cierto tiempo.

Aparte de obtener una relajación plena en los pacientes, al terminar la sesión estos comprobarán cómo la tensión y la carga acumulada en toda esa zona ha remitido. Muchas personas que tienen esta dolencia tan molesta ya han conseguido aliviar los síntomas con una favorable inhibición del dolor.

 

En definitiva, el método Pold no solo está indicado para gente joven o deportistas, sino en pacientes de cualquier edad, siendo altamente recomendable para personas mayores. Garantizamos que sus resultados son totalmente exitosos y animamos a las personas con dolencias a que soliciten un análisis personalizado para tratar su problema con esta innovadora y efectiva técnica.

PREVENCIÓN DEL DOLOR LUMBAR. TIPOS, SÍNTOMAS Y TRATAMIENTO… PARA MAYORES DE 50 AÑOS

Uno de los malestares que todos hemos sufrido alguna vez es la lumbalgia, también conocida como dolor de la espalda baja. Casi siempre es una afección que no tiene un origen grave, pero puede llegar a ser muy molesta hasta el punto de dificultar o incluso detener nuestras actividades diarias. A partir de los 50 años, este tipo de patología tiene una mayor incidencia, ya que los años anteriores se suelen cometer excesos posturales que condicionan el grado de riesgo de tener este padecimiento.

El estar muchas horas sentados al día, hacer poco ejercicio y otros hábitos de vida poco saludables, son los factores que conviene evitar en la medida de lo posible, para actuar de forma preventiva ante el dolor lumbar.

 

Los tipos de dolor y sus síntomas

El malestar en la zona lumbar puede ser multifactorial. Se puede clasificar según el tipo e intensidad de los síntomas que se presentan, así como las causas que originan las molestias.

La primera y más común es la que se origina por una distensión muscular. Esta puede ocurrir cuando se estiran los músculos y los ligamentos de la espalda más allá de su capacidad elástica natural, lo que puede provocar pequeños desgarros en la zona. Los síntomas más comunes de la distensión son un dolor súbito en la zona lumbar que no llega a irradiar hacía la pierna, dificultad para moverse y, a veces, espasmos en la espalda. Esto es común cuando se realiza algún esfuerzo excesivo o puede deberse a un golpe o una caída.

Otra causa común entre la población adulta es la ciática. Este tipo de lumbalgia es provocada por una presión en un nervio que desciende hacia la cadera, conocido como nervio ciático (de ahí viene su nombre).

DOLOR LUMBARES

 

A diferencia de la distensión, la molestia se extiende desde la espalda baja hasta la pierna o glúteo. También es un dolor persistente, aunque más agudo, y generalmente es mayor si se permanece de pie.

En casos más graves podemos hablar de la discartrosis. Esta afección llega a diferenciarse de las anteriores debido a la presencia un dolor crónico y persistente durante meses que llega a empeorar al permanecer sentados. Lo que lo agrava es su causa, que es el desgaste de los discos de la columna vertebral. Si no recibimos tratamiento, puede afectar la flexibilidad y movilidad de las piernas, además de producirse un dolor agudo al inclinarnos hacia atrás.

Pautas para la prevención

Una buena noticia es que, sin importar lo molesto que nos resulte el dolor lumbar, este malestar se puede evitar. Nuestras acciones diarias son importantes para mantener una buena salud en la espalda y, por consiguiente, nos ayudan a prevenir las afecciones de esta.

En la época actual, en la que hay una mayor cantidad de empleos en los que se requiere estar sentado durante varias horas, es indispensable empezar a aprender a adoptar las posturas correctas para la prevención del malestar en la espalda baja. Al estar sentados hay que apoyar la espalda en el respaldo de la silla. Por el contrario, si nos encontramos mucho tiempo de pie, hay que apoyar uno de ellos en algún soporte, alternándolos cada cierto tiempo. Por último, si necesitamos realizar alguna torsión de la espalda, debemos hacerlo con todo el cuerpo y lentamente, para evitar torcer el tronco y comprometer a la musculatura.

En caso de que nuestro trabajo requiera cargar materiales pesados, se recomienda seguir las siguientes indicaciones: cuando levantemos una carga del suelo, hemos de hacerlo flexionando caderas y rodillas; en lo posible, dividiremos las cargas en pesos más pequeños, para evitar un exceso. Y siempre que sea pertinente, hay que hacer pausas para descansar y evitar forzar demasiado nuestra espalda.

La obesidad y el sobrepeso son afecciones que pueden dañar las articulaciones y las vértebras. Por eso es importante prevenirlas con una buena alimentación, a la par que con actividad física regular. También junto con estos hábitos saludables, se pueden realizar ejercicios específicos para fortalecer los músculos de la columna y de esta forma evitar la distensión.

 

La utilidad de la fisioterapia

Sin duda, podemos recurrir a la fisioterapia para prevenir y aliviar los síntomas del dolor lumbar. Este tipo de terapia abarca un amplio rango de métodos físicos y aparatología médica. Está enfocada a disminuir la probabilidad de sufrir dolor, además de mejorar los síntomas si ya lo padecemos, al mismo tiempo que nos ayuda a fortalecer la musculatura. Algunas de las técnicas de fisioterapia para tratar el dolor lumbar son las siguientes.

  1. Terapias pasivas

Los métodos de este estilo son aplicados a los pacientes para aliviar o prevenir molestias.

Un buen ejemplo es el uso profesional de la diatermia o terapia de radiofrecuencia. En la clínica de fisioterapia Nordicfysio contamos con la diatermia Wimback, la cual nos permite eliminar el dolor y la inflamación, de forma no invasiva, gracias a la energía que proviene de una corriente de alta frecuencia que oscila entre 300 KHz y 1 MHz. Esta corriente, estimula los mecanismos naturales de “auto-reparación” del organismo favoreciendo los intercambios intra y extra celulares.

Sin duda la aparatología médica Wimback combinada con la práctica del terapeuta, ofrece resultados espectaculares y una rápida rehabilitación de las funciones musculares y articulares. Lo consideramos un verdadero bio-acelerador fisiológico.

 

 

También queremos destacar la terapia manual avanzada denominada Pold, un abordaje innovador de efectos inmediatos indicada especialmente en las patologías degenerativas, compresivas y que suelen cursar con limitación de la movilidad y de la biomecánica articular.

Este tipo de trabajo terapéutico se basa en un movimiento oscilatorio aplicado manualmente sobre los músculos, tendones y articulaciones. Y el efecto de esta movilización, es visible y notorio desde la primera sesión, expandiéndose sus beneficios al resto del organismo.

  1. Terapias activas

Estos tratamientos se enfocan a ejercicios de fortalecimiento físico. Estas actividades son las más utilizadas para el tratamiento de los dolores en la espalda baja. Consisten en ejercicios que ayudan a fortalecer los músculos lumbares y de soporte abdominal (músculos próximos al estómago). Estos músculos son los que ayudan a darle soporte a la columna vertebral, por lo que si estos se encuentran en buen estado nos ayudará a reducir las molestias de esta zona. Los ejercicios más aceptados como terapias activas son los estiramientos y el pilates.

  1. Estiramientos

Nos ayudan a mantener la flexibilidad de los músculos y a deshacer las tensiones acumuladas. Recomendamos realizarlos bajo la supervisión del terapeuta, quien determinará el tipo de estiramiento, así como su intensidad y duración.

Es ideal, en este sentido, la terapia RPG (Reeducación postural global), que va a conseguir reequilibrar las tensiones corporales de forma global, evitando los estiramientos segmentarios, por ser totalmente ineficaces.

ESTIRAMIENTOS

 

Trabajando las cadenas musculares de forma activa y progresiva, lograremos aliviar los síntomas e incidir en la causa de la lesión.

La lumbalgia es un malestar más común de lo que pensamos. La mayoría sufriremos el padecimiento en algún momento de nuestra vida, y la mejor medicina siempre será la preventiva. Es importante conocer los síntomas principales de cada tipo, así como los tratamientos disponibles para cada uno de ellos.

Además, no hay que olvidar los hábitos saludables para el bienestar de nuestra columna vertebral. Esto nos permitirá disfrutar de una espalda sana, lo que nos aportará mejor calidad de vida.

5 EJERCICIOS PARA TRABAJAR LA FUERZA MUSCULAR EN CASA

Ya hace más de un mes que nos encontramos confinados en casa debido a la pandemia del COVID-19 y aunque ya sabe que es necesario mantenerse activo, a pesar de sus posibilidades o del tamaño de su casa, es posible que el no poder salir le haya desmotivado y se sienta con pocas ganas de realizar rutinas físicas, que pueden ser, ciertamente, repetitivas o aburridas.

Como expertos en fisioterapia, le animamos a salir de este estado, tener voluntad y decidirse a realizar algunos ejercicios para aumentar su fuerza muscular y obtener así sus beneficios.

La fisioterapia se vale de distintas técnicas como la aplicación de calor, impulsos electromagnéticos e incluso el uso de medicamentos tópicos, sin embargo, un elemento clave es el trabajo en movimientos que generen fuerza en los distintos músculos, con el fin de reeducarlos para ser más funcionales en beneficio de su salud y bienestar.

¿Por qué es tan importante aumentar su fuerza muscular y realizar ejercicio de forma habitual?

Fuerza muscular es la cantidad de tensión que soporta su músculo al levantar cierto peso mientras se contrae. Tiene un papel esencial en la fisioterapia y consiste precisamente en fortalecer áreas que, por hábito o falta de uso, se encuentran débiles.

Prevención de lesiones
Cuando usted tiene suficiente fuerza muscular puede enfrentar momentos inesperados de uso intenso de sus músculos sin el riesgo de sufrir una lesión.

evitar lesiones

Por ejemplo, si en algún momento ha de hacer un sobre esfuerzo o sostener algo muy pesado, para evitar que caiga.

Evitar el riesgo de enfermedades crónicas no transmisibles
El estar activo diariamente le va a alejar del sedentarismo o de la falta de actividad física. Logrando evitar uno de los más fuertes factores de riesgo en enfermedades como la diabetes, eventos cardiovasculares, insuficiencia renal, cáncer y afecciones respiratorias crónicas.

Disminución accidentes
Cuando usted tiene músculos fuertes es menos probable que pierda el equilibrio, sus reflejos están más ágiles y su cuerpo completo tiene mayor flexibilidad. Esto le ayudará a disminuir la posibilidad de accidentes o caídas inesperadas.

Funcionalidad del aparato locomotor
Su sistema locomotor es el que le mantiene de pie y caminando, le permite desplazarse y ser realmente autónomo. Mientras se encuentra en buen estado, generalmente no lo valoramos, pero mantenerlo correctamente activo y saludable por largo tiempo va a significar para usted una verdadera calidad de vida en los años que están por venir.

 

¿Cómo fortalecerse estando en casa?

Le proponemos tener actividad física aún en estos tiempos de COVID-19. Pero antes le damos algunas sugerencias para hacerlo adecuadamente.

Hágalo de forma gradual y con precaución
Si nunca lo ha hecho o hace mucho que no se ejercita, vaya poco a poco y deténgase si siente alguna molestia. Consulte a su médico de considerarlo necesario, como en el caso de alguna palpitación muy fuerte del corazón o si siente que no puede respirar con comodidad.

Realice calentamiento
Haga algunos movimientos amplios y lentos para aumentar paulatinamente su temperatura corporal. Así irá adecuando tanto sus vasos sanguíneos como sus pulmones para la actividad un poco más intensa.

Tenga una alimentación adecuada
Nuestro cuerpo es un sistema completo y para que funcione correctamente también debe comer adecuadamente, si está buscando el aumento de la masa muscular, su cuerpo necesita proteínas para construirla y, por supuesto, el balance en la alimentación es imprescindible.

Hidrátese suficiente
Somos 80 por ciento líquido, nuestra sangre e incluso nuestros músculos son principalmente de agua. Por lo tanto, le invito a que vigile constantemente su consumo de este vital líquido para mantenerse en las mejores condiciones de salud.

Aumente el peso de su material deportivo paulatinamente
El peso que sus músculos van a soportar debe ir aumentándolo poco a poco, el inicio es con su propio peso. Posteriormente puede ir poniendo más, según lo que pueda sostener.

pesas

 

Realice estiramientos al terminar
Los estiramientos le ayudan a relajar los músculos y además fomentan la elasticidad y la flexibilidad, una condición que le dará mayor agilidad en todos los aspectos de su vida.

 

5 ejercicios para trabajar la fuerza muscular en casa

Le proporcionamos ejercicios básicos iniciales con los que puede empezar a generar una musculatura fuerte. Dos para fortalecer hombros y brazos, dos para piernas y uno para el abdomen.

Ejercicio 1
Elevaciones. Sentado en una silla, coloque sus pies alineados con sus caderas y hombros, incline un poco su espalda hacia delante. Levante sus brazos hasta arriba de su cabeza y regrese a la posición inicial. Haga de 10 a 12 repeticiones. Respirando con tranquilidad mientras realiza el ejercicio y descansando si lo cree conveniente.

Ejercicio 2
Apertura. De pie, con una pierna al lado de la otra, ambas a la altura de las caderas, flexione un poco ambas e incline la espalda hacia el frente, formando un ángulo de 45 grados. Ponga sus dos brazos al frente y posteriormente sepárelos como grandes alas y vuelva a la posición inicial. Realice de 10 a 12 repeticiones. Respirando con tranquilidad mientras realiza el ejercicio y descansando si lo cree conveniente.

Ejercicio 3
Elevaciones de pierna. De pie, apoyado en el respaldo de una silla, para no perder el equilibrio, levante una pierna hacia atrás, sin doblar la rodilla y sin poner el pie en punta. La pierna que queda en el suelo puede estar ligeramente flexionada mientras se realizan entre 10 y 12 repeticiones de cada pierna. Siempre sin forzar y sintiendo donde está su límite.

Ejercicio 4
Embestidas. De pie, nuevamente apoyado en la silla, de un paso largo hacia atrás, permaneciendo equilibrado, con la espalda recta y el abdomen contraído, baje el tronco flexionando ambas rodillas y acercando lo más que pueda la rodilla de atrás hacia el suelo. Realice entre 10 y 12 flexiones con cada pierna.

Ejercicio 5
La bicicleta. Acostado boca arriba sobre una superficie firme, levante una rodilla hasta formar un ángulo de 90 grados. Coloque sus manos en la nuca, manteniendo los codos abiertos a los lados. Levante el torso y acerque el codo contrario a la rodilla flexionada. En una rápida sucesión intercambie de hombro y brazo, realizando entre 10 y 15 repeticiones de cada lado.
Sintiendo en todo momento su cuerpo y descansando o rebajando el número de repeticiones si es necesario.

Estos son solo algunos de los ejercicios que puede realizar en casa durante los días que nos restan de confinamiento. Lo más importante es tener voluntad y una actitud positiva. No esperar tener grandes resultados de forma inmediata, pero si entender que movilizar nuestras articulaciones y oxigenar nuestra sangre con el ejercicio, nos va a ayudar a sentirnos mejor por dentro y por fuera.

No dude en contactar con Nordicfysio si tiene alguna duda o necesita que personalicemos su trabajo muscular, en función de sus necesidades.